Bienvenidos a la Web Oficial de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz

MOGUER - Huelva

ARTÍCULO

El proceso de aprobación de los estatutos de las hermandades reunidas...Manuel Díaz Domínguez (95 pag. pdf)

 

ARTÍCULO

Iconografía de los cortejos penitenciales del Santo Entierro y Vera+Cruz

            #150Fusion

 

 

Triduo cuaresmal Stmo. Cristo de la Vera+Cruz 5-8 de marzo 2020

+FOTOS: pulsa aquí

Vía Crucis del Consejo de Hermandades 03/03/2020

+FOTOS: pulsa aquí



--- NOTICIAS Y EVENTOS ---

dom

12

abr

2020

Resucitó

Resucitado del paso del miércoles santo del Cristo de la Victoria
Detalle del Resucitado de la cartela delantera del paso del Cristo de la Victoria

JESÚS HA RESUCITADO.


¡Alabado sea Jesús Sacramentado!
Feliz Pascua de la Resurrección.

vie

10

abr

2020

Crónica del Viernes Santo de 2020

TUS BRAZOS ABIERTOS VERA+CRUZ


¿Qué decir de esta Semana Santa que no se haya dicho ya? Es difícil dirigirse a los hermanos cuando estamos de encierro. ¿Quién iba a decirnos que un virus iba a limitar los encuentros hasta este punto? Pues así ha sido, ya no hay vuelta atrás ni lugar para los reproches. La Cuaresma crucera pudimos abrirla con el Vía Crucis del Consejo presidido por Nuestro Padre Jesús de la Victoria y acabarla con el triduo al Stmo. Cristo de Vera+Cruz. Este año, las vísperas, esas benditas sumas de momentos quedaron truncadas. La limpieza, los montajes, las papeletas de sitio, los ensayos, la revista, el pregón, el traslado…


El miedo, las posibilidades de contagio, y posteriormente los decretos, hicieron que los actos que aglutinaban a muchas personas se fueran suspendiendo y fueran cayendo como las hojas de un calendario.


Hemos tenido una Cuaresma atípica que nos ha hecho vivir la Hermandad confinados en casa y en familia. Pero sin perder el contacto con los nuestros. Hemos atendiendo las indicaciones de las administraciones, del Obispado, del Consejo de Cofradías y de nuestro Ayuntamiento. Y a su vez hemos hecho partícipes de éstas decisiones a los hermanos y a los moguereños a través de las redes sociales de la Hermandad. Éstas, ahora imprescindibles, se han convertido en canal de comunicación, interacción, oración, para aunar a los hermanos, sus inquietudes y sus sentimientos.


Sin quererlo, la carencia del contacto, las miradas y la compañía física nos ha hecho más fuertes, si cabe. Nos hemos apoyado los unos a los otros, cual cuadrilla para comprender esta procesión que va por dentro, este dolor contenido, que nos aúna y que nos hace buscarnos y encontrarnos en nuestras creencias, lo que nos une... la Cruz de Cristo y la Soledad de su bendita Madre al pie del sagrado leño.
Cada uno ha hecho de su casa y de su familia, un templo. Una iglesia doméstica y ha levantado un altar alusivo a la hermandad dónde dirigir sus oraciones, encontrar consuelo y dar las gracias cada día de cuarentena. Desde la distancia se me empañaron los ojos al contemplar las muestras de cariño que se alzaban en cada casa crucera, la tarde-noche del viernes de traslado. Y así, sin los míos, hasta hoy, ir rezando las cuentas de este rosario confinado que nos ha llevado en volandas al quinto misterio doloroso del rosario y la duodécima estación del Vía Crucis.


La Crucifixión y Muerte de Jesús que ya golpea la puerta del Sol de la parroquial. El porche espera. Moguer se rinde al misterio de la entrega de ese cofre de caoba y a la orilla del manto negro que cubre el dolor más resignado y sereno.


Qué difícil es hablar de Viernes Santo sin cofradía. De la mañana, de las últimas horas de montaje y preparativos, cuando los pasos no se encuentran el templo. Y cómo preparar su exorno floral, cuando los cardos no fueron cortados en el campo y la yedra y las acacias permanecen aún en las tapias y los barrancos. Este año las únicas flores son de los jardines y los patios que se apilan junto a las velas en la puerta de la iglesia como testimonios de devoción y centinelas de tu no salida.


Esta Semana Santa es tan distinta que tu banda sonora será el silencio, el vacío. Tanto que ni siquiera escucharemos el rachear de las zapatillas, o los tambores de algunos años, ni el bullicio y algarabía de los monaguillos bajando la rampa. Las marchas Virgen del Valle, Cristo del Desamparo y Abandono, Hosanna in Excelsis y los sones del oboe y el fagot han quedados relegados al recuerdo, a la nostalgia. No hay nada de aquello. Ahora toca escuchar sólo la banda sonora de esta crisis sanitaria: Resistiré, que como un himno proclama la vida que hay tras los balcones y ventanas. No habrá levantás, ni a pulso ni al tirón. Pero no por ello aplausos. Aplausos a la misma hora de tu salida, las ocho. Aplausos a la generosidad, la entrega de nuestros sanitarios, el primero por nuestra residencia de mayores, otro aplauso por los profesionales de nuestro centro médico, por los trabajadores del hospital Juan Ramón, por nuestra protección civil, otro por Cáritas, por los voluntarios, por las fuerzas de seguridad, por los que atienden los campamentos, por el personal de los servicios básicos y los comercios, por los transportistas…


Hoy no habrá reencuentro con las otras devociones marianas, ni con Montemayor ni con Rocío en la plaza, no habrá escudos y heráldica en la cera encendida. Hoy las tres devociones marianas quedarán unidas por un mar de pinares imaginario que ya ha anunciado su desconsuelo para mayo y para junio.


Tampoco habrá puertas abiertas a tu paso, ni la del Almirante, ni la de la familia de tu Sacristán y benefactor eterno. Aunque sí estarán muy presentes en nuestro corazón y las oraciones. Las espadañas de Santa Clara y San Francisco te han añorado a la caída de la luz de la tarde, de este Moguer que te implora. Sus campanas han acordado cual oración franciscana, dónde haya tristeza, llevar la alegría de sus repiques cuando todo esto pase.


Hoy te faltará también la poesía de tus poetas encontrados en el cruce de Alonso Niño con Pasadizo, de Cárcel con Cristóbal Colón. Valerio, López y Garfías han dejado que sus emotivos versos los retomen las cartas que están recibiendo los enfermos de las UCI de nuestros hospitales cómo bálsamo para su curación.


Cómo tampoco estarán las saetas en Cristóbal Colón, Santarén o Galinda, pero si habrá vítores y proclamas al paso de costaleros, que día a día libran la batalla en primera o segunda línea.


Este año las colgaduras verdes que anuncian tu itinerario han dejado paso a los carteles de ánimo que los niños han colgado en sus balcones. Son un canto a la esperanza. Son corazones verdes de agradecimiento. Y parece que no quiere ser, pero ese es nuestro Viernes Santo.


Las ofrendas, los ramos y las petalás que reciben tus pasos han pasado a ser las donaciones de los frutos rojos que nuestras cooperativas entregan a los trabajadores de los centros sanitarios. Son las mascarillas realizadas por los Mayordomos y las abuelas. Son los protectores faciales que han realizado los voluntarios y el centro Guadalinfo. Las volutas de incienso de tu grupo parroquial de acólitos San José, son las jornadas maratonianas de limpieza y desinfección realizadas por los agricultores en nuestras calles ¿Has visto cuanta generosidad, Madre? ¿Has visto cuánta solidaridad entre familias y vecinos?


Es Viernes Santo, aunque no lo parezca. La bulla dio paso al vacío, a la soledad. Danos tu entereza y serenidad Madre, como aquella que tuviste al pie de la Vera + Cruz, para que sepamos afrontar la soledad de los mayores, la soledad del enfermo, la soledad de su familia, la soledad del que se encuentra alejado de los suyos, la soledad del que aguarda aislado en cuarentena. Dale el consuelo y la fuerza de tu Hijo. Que Él derrame su ventura desde el Árbol de la Cruz de su Victoria. Que nos mantenga a todos unidos en oración, conformando una fraterna cadena que nos permita salir paso a paso de la pandemia y de todas sus consecuencias. Que nos devuelva la cercanía, los abrazos, la rutina, la vida diaria, el sustento, los trabajos…


Y a nosotros, los cruceros, que tomemos ejemplo. Que vivifique nuestra fe. Que salgamos de ésta con más fortaleza, si cabe. De lo malo también se aprende. La Hermandad es un regalo que hay que cuidar todo el año ¡que no nos pueda el desánimo!. Que el hermano es lo que importa. No decaigamos en nuestro empeño, pues esta Semana Santa sin cofradías ya va de paso, quedará en el altillo como un mal recuerdo.


Con la esperanza puesta en una verdinegra levantá que nos lleve de vuelta con nuestra feligresía, con los vecinos de la calle Santa María para que en una verdinegra chicotá vislumbremos la luz de este desconsuelo. Como dijeron los pregoneros: “Rompamos este oscuro duelo. Te espero en la Vera+Cruz, tengo los brazos abiertos”.


Que así sea, a 357 días para un nuevo Viernes Santo.

 

Texto obra de N.H. Don Juan Hernández Morales.

vie

10

abr

2020

Balcones, pequeños altares y detalles del Miércoles y Viernes Santo de 2020

vie

10

abr

2020

Carta del Hermano Mayor. Viernes Santo de 2020

Amanece un Viernes Santo diferente, es algo que no podemos esconder. Ayer el Papa Francisco hacia un llamamiento para recordar a todas las personas que dan su vida por el Señor, estas semanas hemos podido ver como no hace falta ser de la vida consagrada para dar la vida por Cristo, son muchas las personas que en hospitales o en casa dan la vida por el prójimo, es ahí donde encontraremos al verdadero Cristo de la Vera+Cruz para nuestro consuelo.


Al igual que hace unos días os vuelvo a invitar a vivir este Viernes Santo con alegría e ilusión, a cerrar los ojos y ver a nuestra cofradía avanzar por las naves de nuestro templo de dimensiones catedralicias y que visualicéis el momento que más esperáis en este día, quizás para muchos sea la calle Santa María… adornemos nuestro corazón como lo está esta calle al paso de Cristo de la Vera+Cruz y pidámosle a la Nuestra Señora de la Soledad que el próximo año podamos vivir todos junto este momento tan esperado por los cruceros moguereños.


Esta tarde noche al finalizar la misa donde recordamos la Pasión y posterior adoración a la Santa Cruz esta Antigua Hermandad quiere que no se apague la luz de la Semana Santa, por eso al finalizar estos oficios de la Santa Iglesia encendamos una vela en nuestra venta o balcón pues no se nos debe olvidar que estamos en ese tiempo final de la Cuaresma; podéis seguir esta Eucaristía desde el canal que nuestro párroco ha creado desinteresadamente.


Por último recordaros que en unos días celebraremos la Pascua de Resurrección donde Nuestro Padre Jesús de la Victoria, María Santísima de la Paz, el Santísimo Cristo de la Vera+Cruz y Nuestra Señora de la Soledad estarán más vivos que nunca y pronto podremos ir a verlos en su casa y revivir nuestra alegría.

El Hermano Mayor, D. Manuel Díaz Márquez
.
#SemanaSanta2020 #VeraCruzMoguer #Moguer #SemanaSanta

mié

08

abr

2020

Crónica del Miércoles Santo de 2020

UN MIÉRCOLES LLENO DE VICTORIAS

Hoy para los cofrades cruceros es un día diferente, parece una jornada normal, igual que el resto, pero no lo es. Hoy es el día que sale el Lirio Blanco, nuestro Cristo de la Victoria y su Bendita Madre de la Paz, la Virgen Niña, la Señorita de la Parroquia. Hoy no tenemos carreras por dejar preparado el traje o el hábito nazareno, ni todos los detalles que ello conlleva, tampoco preparamos los bocadillos a las doce de la mañana entre risas, acompañando a nuestra junta de gobierno, ni llevamos la muda de ropa, para nada más terminar la Estación de Penitencia, cambiarnos para seguir trabajando toda la madrugada en los pasos del Viernes Santo. Tampoco Te encenderé las velas mientras termina la misa, para que nos dé tiempo cumplir los horarios, ni me pondré nervioso en la salida por la dificultad que ésta conlleva, pero hoy sí tenemos algo, y más claro que nunca, y es que han despertado en nosotros unos sentimientos y una necesidad de nuestra hermandad y de pasar esos momentos vividos en ella mucho más fuerte que nunca. Él no ha querido quedarse este año otra vez en casa y el destino ha hecho que pudiéramos verlo en el vía crucis de las hermandades de este año, en un día de silencio y recogimiento difícil de olvidar, sobre todo en la visita que todos pudimos disfrutar a nuestras Hermanas de la Cruz. ÉL HACE NUEVAS TODAS LAS COSAS y este Miércoles Santo lo es.

El patio empieza a llenarse, es temprano y los costaleros llegan todos impecables, con su costal bajo el brazo, los primeros nazarenos aparecen y van tiñendo de negro el Patio de los Naranjos. Termina la misa y la hermandad comienza a organizar el cortejo que en poco tiempo dibujará una línea negra y verde en la nave central. Los costaleros entran y se meten debajo de los pasos, callan mientras nuestro párroco José Manuel y nuestro hermano mayor Manuel Díaz rezan la primera de las muchas oraciones de este bendito día.

Tres golpes secos, inconfundibles ecos que retumban en las naves de Santa María de la Granada, que provocan esa sensación de que todo empieza, que la primera causa de nuestro existir, hacer pública manifestación de nuestra fe por las calles se va a poner de manifiesto y que parte del fruto del trabajo de un año va a mostrarse a Moguer y a sus gentes y sobre todo, que Ellos, por los que trabajamos, van de gala por las calles de su pueblo, para que todos puedan rezarles y también disfrutar de esa

sublime belleza que, de todos es sabido, tienen las imágenes de esta bendita Hermandad.

Ya camina, de lejos se ve moverse su túnica blanca en la inmensidad del templo catedralicio de Moguer, su casa. Ya en la puerta un resplandor nos ciega !Eres tú, Padre! El sol en tu moreno rostro y tu blanca túnica, el pueblo aplaude y no puede apartar la vista de su semblante: ¡VICTORIA está en la calle!

Tras estos momentos de grandiosidad de la salida, Ella se levanta acompañada del Discípulo Amado y se coloca en el centro de la nave, allí ya preparada para iniciar el vuelo en la mas grande de las levantás de este día, dirigida por ese que tanto te quiere, tu capataz. Y al tercero, como Paloma que extiende sus alas, vuelas al cielo de Moguer, para bajar salpicando de estrellas toda la parroquia, ahí va, la más guapa: ¡la Virgen de la PAZ!

Son muchos los momentos con los que me quedaría de este día: la bajada por Santa María, viendo como llena nuestro Cristo la calle de balcón a balcón rozando sus tulipas en ellos y dando la oportunidad a sus vecinos de tocar el trono que lo porta, como queriendo estar más cerca de su pueblo. La Paz en Galinda, rompiendo esa oscuridad y llenando de luz el casco antiguo estrecho y sombrío. Nueva y Alonso Niño, donde, en la casa de los Caballeros, Lauri y su familia reciben a nuestra hermandad con oraciones cantadas, puertas abiertas de par en par y siempre entre pétalos de rosas para la Madre de Dios. Tere, Cabeza, Pilili, María y muchos otros le siguen cantando en distintos puntos del recorrido, a ellos mi agradecimiento y el de esta hermandad.

La Carrera Oficial, donde todos mostramos las mejores formas y en la cual podemos ver a la cofradía desde una perspectiva grande, al igual que bella por el entorno y porque alberga uno de nuestros más grandes tesoros, Santa Clara. Y tras el saludo al Párroco, Consejo de Hermandades, representantes de las demás cofradías y al señor Alcalde, la hermandad se encamina para buscar su casa. Parada obligatoria en la Parrala que siempre ofrece esa agua que necesitan nuestros costaleros para reponer fuerzas ¡gracias!. La casa de los Venegas en Andalucía, pura historia de nuestra hermandad, donde notaríamos la ausencia de nuestro entrañable Pepe el Sacristán que hoy ve a su Cristo desde un lugar privilegiado. Nuestro Ayuntamiento enmarcando la mas bella estampa y entramos en Botica, allí el amigo Rafael Redondo nos espera siempre con los brazos abiertos, porque a él le duele la Vera + Cruz y quien lo conoce lo sabe.

 

Mari Ángeles canta y todos callan, maestría y poderío en su garganta, mientras el Señor camina nos regala una estampa que, a mí particularmente, me parece de las más impresionantes de este recorrido, el Lirio Blanco por calle Duende de espaldas a punto de pisar la rampa, torre y la gran fachada de la Puerta del Sol. Es aquí con el cuerpo cansado, sin los miedos que produce una salida procesional que es cuando más vulnerables estamos, ya se acaba, una simple mirada hace que todos los hermanos nazarenos, directivos y costaleros nos emocionemos porque ya hemos cumplido con algo que desde hace siglos está en nuestras almas LA VERA + CRUZ.

Entra el Señor y su Bendita Madre, revuelo, aplausos, abrazos, todo cumplido pero esto no acaba aquí, está por llegar algo igual de grande el Viernes Santo por la tarde…...pero eso es otra crónica.

 

 Nuestro Hermano, Don Juan Ignacio Diaz Bot.

mié

08

abr

2020

Así vieron nuestra hermandad los pequeños cruceros

La suspensión de los desfiles procesionales por la pandemia de Coronavirus alentó a nuestra hermandad a convocar un certamen de dibujo para que los más pequeños pudieran recrear los desfiles procesionales que no tendrían lugar tanto el Miércoles como el Viernes Santo. También se han subido pasitos que ha hecho algunos niños con sus padres.

Días Semana Santa 2021



Vía Crucis 2020

Especiales SS 2020

Consejo de Hermandades y Cofradías de Moguer

Confraternidad de Hdades. de la Vera+Cruz